BlogElecciones

Claves de las elecciones PASO 2017

Eran las 00:01 horas del 14 de agosto y las elecciones primarias -más utilizadas para medir fuerzas entre partidos que para discernir candidatos internos- se ponía más caliente que nunca. El “F5” y el “delete” fueron los botones más apretados en una noche que nos dejó a todos con insomnio.

  • La victoria. Mauricio Macri fue el gran vencedor. Si estos resultados se consolidan en octubre, al gobierno se le abrirá un nuevo período con mayor gobernabilidad y espacio para tomar decisiones. Otro gran vencedor fue el sello Cambiemos que con apenas dos años de existencia se consolida en todo el país con una nueva elección y sin grandes fracturas internas.   
  • Doble sabor amargo. Más allá de los resultados en sí -de haber ganado por décimas- y de haber copado el prime-time con el festejo, a Cambiemos le queda la espina de la Provincia de Buenos Aires por no haber sacado una ventaja que en un momento parecía podía ser mayor y se fue reduciendo con el correr de la madrugada. Por otro lado, el sabor amargo de la derrota de una Cristina Fernández que no logró ganar en un bastión que hasta hace poco parecía inexpugnable del peronismo. Su intento de salir fortalecida como la líder y unificadora del peronismo -lo que algunos Gobernadores y dirigentes estaban esperando- tendrá que esperar hasta octubre.
  • La polarización se impuso. Pese a que se estimaba que Sergio Massa superara los 20 puntos que solía asegurarse, la alianza con Margarita Stolbitzer no terminó de cuajar en un electorado que lo abandonó. Repensar la estrategia de campaña es inevitable no solo para octubre si no para su futuro político. Ya que aunque capturara el 100% de los votos de Randazzo -algo improbable-, aún no llegaría al segundo lugar para ganar su banca como senador por la minoría. La polarización se impuso sobre la avenida del medio.
  • La leona ruge. La Gobernadora María Eugenia Vidal, se consolida como una figura política de peso a nivel nacional y queda como la responsable de haberle bloqueado la victoria a la ex presidenta Cristina Fernández. De hecho su fuerte aparición mediática en los últimos 15 días de campaña pudieron revertir algunos números que pronosticaban una derrota para el oficialismo.
  • El miedo. Dos fantasmas rondaron toda la campaña: “el ajuste” y “el Kirchnerismo“. Los electores de la Provincia de Buenos Aires eligieron “el ajuste“.
  • El eje que se impuso. El eje económico no terminó por decidir el voto: desempleo, inflación, precios…  todos los argentinos los sufren pero a muchos de ellos, no les importó a la hora de votar. Sí se impuso el eje “pasado vs futuro“.
  • El fénix. Quien crea que Cristina está perdida no conoce a la ex presidenta que, como un ave fénix sabe lo que es resurgir de las cenizas y ganar elecciones. Su panorama no es tan desalentador. Con un Randazzo fuera de juego, intentará atraer a un electorado que se desprendió de ella pero que, ante la duda, puede volver. Del mismo modo podrá apelar a un voto útil de la izquierda donde Pitrola, en la categoría de senado, también quedó lejos.
  • El golpeMartín Lousteau en Capital Federal fue uno de los dirigentes más golpeados por las urnas ya que no logró seducir al electorado que lo acompañó en las elecciones a Jefe de Gobierno en 2015 perdiendo 30% de su electorado y quedando en tercer lugar.
  • Lilita se agranda. Con una elección legislativa histórica, Elisa Carrió consolida internamente su figura en Cambiemos y enamora a más adeptos. Horacio Rodríguez Larreta sale fortalecido con una victoria que respalda su gestión al mismo tiempo que se mostró contento con que su candidata a diputada hiciera el trabajo de pincharle el globo a Lousteau y bajarle las acciones a un potencial rival en 2019.
  • La “provincialización”, no funcionó. Tanto en Santa Fe como en Córdoba los gobernadores utilizaron la “estrategia patriótica” que apelaba a “votar por lo local” diferenciándose del gobierno nacional y de Cristina. No les resultó. En Santa Fe, el Socialismo que gobierna desde hace 10 años, quedó relegado al tercer lugar detrás de un empate entre el peronismo y Cambiemos. En Córdoba, Schiaretti tampoco pudo mantener su supremacía y su candidato fue doblegado por un Cambiemos que le sacó 16 puntos de diferencia.
  • Destronados. Por primera vez Cambiemos gana en San Luis, bastión de los Rodríguez Saa desde 1983; logra una amplia victoria en Santa Cruz, territorio de los Kirchner desde 1999 y repite victoria en Jujuy, tierras de un Morales que queda en una isla de “Cambio” rodeado por territorios peronistas. No es menor también que también queda destronó al Movimiento Popular Neuquino -muchas veces aliado al kirchnerismo- que no perdía desde 1983.
  • El aguante. Misiones, Formosa, La Rioja y San Juan -importantes porque eligen senadores en octubre- aguantaron la embestida de Cambiemos y el peronismo se impuso. Tucumán, territorio justicialista donde Cambiemos solía jugar
    fuerte, tuvo un flaco rendimiento con un José Cano al que el Gobernador Manzúr se encargó de sacarle casi 20 puntos con el fin de desalentar su potencial candidatura a Gobernador en 2019.

Dicho esto, los mercados amanecieron tranquilos, el dólar a la baja y una sensación de curiosa tranquilidad se empieza a apoderar de los empresarios. El sindicalismo no sabe a quién mirar ni está seguro de si un paro nacional en agosto le sea útil. La polarización parece inexorable entre Macri y Cristina Fernández por eso tenemos que preguntarnos…  ¿Es posible una alianza para ganarle a Cristina Fernández de Kirchner? Por el momento parece difícil. ¿Qué puede pasar con el voto de Massa y Randazzo? Parecería que parte de 1Pais podría ir a Cambiemos y Cumplir a Cristina solo queda esperar para dónde cae la moneda…