Blog

El Estado Islámico y la guerra audiovisual

¿Qué hubiesen pensado San Martín, Napoleón o Simón Bolívar si les hubiesen dicho que además de poner toda su atención en el campo de batalla iban a tener que definir estrategias para Twitter, Facebook, o pedirle a uno de sus soldados que pose de cierta manera en pleno combate contra los españoles para luego subir su video a Youtube? Por suerte para ellos, el frente de batalla era meramente físico y tangible, pero hoy en día, las cosas han cambiado bastante.

En los últimos meses ha tomado gran relevancia en los medios de comunicación el grupo yihadista sunita Estado Islámico, surgido en 2003 como una rama de Al Qaeda para hacer frente a la invasión de Estados Unidos en Iraq.Durante estos años, con el financiamiento de Arabia Saudita y países del Golfo Pérsico, se ha fortalecido y ha ganado terreno en el país, y especialmente durante estos últimos meses, con el arribo a Siria, y el consiguiente control de varios centros de explotación de petróleo, entre ellos la región del Mosul, la capacidad económica del grupo ha crecido exponencialmente.

De hecho la presencia de EL se ha fortalecido de tal
manera que este año el mundo se puso en alerta cuando su nuevo líder, Bakr al-Baghdadi, cortó lazos con Al Qaeda (quienes no son considerados “suficientemente” radicales) y declaró la independencia de su grupo, ahora autodenominado Estado Islámico de Iraq y El Levante (EL en español, e ISIS por sus siglas en inglés), y su soberanía sobre Iraq y Siria, al mismo tiempo que decretó un califato en dichas regiones.

Con el objetivo declarado de expandirse por Jordania, Israel, Palestina, Líbano, Kuwait, Turquía y Chipre, establecieron como centro de mando la ciudad siria de Raqqa, y han generado gran revuelo internacional debido a su campaña propagandística y la forma de llevarla a cabo; mediante herramientas de comunicación política en la cual denotan exhaustivos conocimientos tecnológicos,  algo que llama profundamente la atención debido a ser una organización que reivindica las prácticas ortodoxas de la religión musulmana.

En julio de este año la organización difundió un video en el cual un extremista le habla directamente a Barack Obama, y seguidamente se puede ver el comienzo de la decapitación de un rehén estadounidense, James Foley,periodista que llevaba más de dos años secuestrado por EL. Por último, el video finaliza con una imagen escabrosa: el cuerpo tendido en el suelo y la cabeza de Foley encima.

Lo particular de este tipo de videos (hasta el momento se han difundido otros cuatro más, sumando tres víctimas estadounidenses y dos inglesas), es que los extremistas saben muy bien el poder que tienen las redes sociales, puesto que todos los videos han sido colgados en Youtube. Por lo tanto, el objetivo claro de estas acciones está dirigido a generar una difusión masiva, apuntando a la morbosidad del ser humano, que es quien le da click al video y lo distribuye entre sus contactos, y tratando de generar una presión por parte de la sociedad a sus gobiernos, puesto que en los videos se responsabiliza a los dirigentes de los países de origen de los rehenes por sus muertes.

Con estas acciones, no sería en absoluto apresurado considerar  que buscan un malestar y un quiebre interno en los países de occidente, apuntando directo al ciudadano. Pero ese no es el único sentido de la difusión de los videos: también buscan despertar a sus simpatizantes alrededor del mundo, indicándoles cómo deben tratar a los occidentales que van en contra del establecimiento del califato.

Otra de las herramientas utilizadas por la organización fue la difusión de un “tráiler”, como si se tratara de una película de guerra, en el cual amenazan a Estados Unidos mostrándoles lo que les espera si continúan inmiscuyéndose en sus asuntos.

La calidad de las filmaciones, y la incorporación de ciertos elementos como micrófonos corbateros, edición y subtítulos dejan a la vista que de improvisados no tienen nada, y que están preparados para combatir en el terreno audiovisual buscando de esta manera la legitimación de su organización, el terror en la población global, la obediencia en las ciudades ya conquistadas, y la atracción de simpatizantes y radicales sunitas distribuidos por el mundo.

El gobierno de Iraq, consciente de las repercusiones que genera la campaña propagandística de EL, lanzó a fines de septiembre una comedia por la televisión pública que busca contrarrestar ése efecto. Focalizados en satirizar el terror que EL infunde, en la serie se puede ver a un diablo que dirige a los yihadistas  por el desierto, y demás escenas desopilantes, como a su líder, Bakr al-Baghdadi, saliendo de un huevo,  ridiculizando de esta forma su procedencia.

Está claro. Los tiempos han cambiado y con las nuevas tecnologías la guerra ha pasado a otro terreno, el comunicacional, y más específicamente el audiovisual, uno que EL sabe utilizar muy bien a su favor. Así las cosas, ahora es Iraq quien no quiere quedarse atrás y se alista a preparar su arsenal cinematográfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*