Blog

El General que comunicaba sin hablar

Hoy se cumplen 119 años desde que en la ciudad bonaerense de Lobos nacía el que se convertiría en un ícono de la política latinoamericana y un referente mundial que abriría toda una escuela de comunicación política, Juan Domingo Perón Sosa. Un dirigente que a 40 años de su muerte aún sigue presente en la política diaria argentina.

Mostrando peron niño - archivo gral de la nacion argentina - inventario 340463.jpg

Analizar a Perón sin detenerse un momento en su historia sería perderse uno de los capítulos fundamentales de la creación del lider. Criado en una pequeña ciudad rural, se fue a Buenos Aires y a los 15 años ingresó al Colegio Militar, donde se graduó como subteniente especializado en Infantería, fuerza en la que hizo carrera hasta llegar a General.

El único hombre que ocupó tres veces el sillón de Rivadavia, fue amado y odiado, y hoy, tantos años después de su fallecimiento, sigue despertando pasiones y rechazos en todos los argentinos.

Dotado de un tono de su voz ameno cuando era necesario, decidido y fuerte cuando sus oyentes necesitaban a alguien que mostrara liderazgo, Perón supo ocupar el lugar de padre contemplativo y protector con los suyos, y rígido y disciplinado con sus adversarios. Podía no ser el tiempo de los asesores de imagen pero su comunicación no verbal, parecía ensayada al detalle, y sumado a su simpatía natural hacía enfervecer a las masas obreras que siempre habían estado olvidadas.  Su apariencia, siempre con la primacía de la pulcritud y la prolijidad en sus trajes militares, también contribuyeron a fortalecer su vínculo con el público. Claro está que la comunicación verbal fue un pilar importantísimo durante toda su vida política, pero más interesante aún es todo aquello que transmitía con su imagen y acciones.

Mostrando peron discurso.jpg

Su salida al balcón desde la Casa Rosada el 17 de octubre de 1945, cuando el pueblo que tanto había pedido su liberación lo aguardaba en Plaza de Mayo, fue un gesto interpretado como un agradecimiento, una cercanía con aquellos trabajadores que desde tan lejos habían llegado a la plaza para aclamar por él. Conocedor del tratamiento de los medios, también fue un gesto de poder para sus adversarios, quienes desde ese entonces comprendieron que Perón no era alguien para tomar con liviandad, y que contaba con una gran fuerza humana detrás de él, dispuesta a seguirlo donde fuera.

Mostrando peron militar.jpg

Él sabía el impacto que generaban los movimientos de sus manos, su manera de pararse frente al público, su mirada tenaz, su sonrisa, a veces ajustada y otras grandilocuente. Éstas tienen que ver con su pasado, con su crianza en un pueblo rural, y con su vida en la escuela militar. Perón supo conjugar ambas facetas, logrando equilibrar la disciplina característica del militarismo y la llegada más amena, más fraternal con los necesitados, con los trabajadores, aquella gente con la que había convivido en sus años en el campo bonaerense.

Mostrando peron multitud _ perfil.jpg

Su llegada al electorado estuvo íntimamente ligada a su matrimonio con Eva Duarte de Perón, una mujer de enorme carisma, que despertó la simpatía de los trabajadores, a quienes llamaba cariñosamente “descamisados” o “grasitas”.  Evita y su relato de hija ilegítima,  su aparente desprecio por las costumbres de la alta sociedad y su cercanía a los más humildes, se convertiría  en uno de sus pilares de comunicación más importantes, sumando a la imagen del General  el rostro femenino, la madre buena, la mejor sociedad posible para un matrimonio que sabía tanto de gobernar como de comunicar.

Mostrando Evita_y_Perón.jpg

En la época en que vivió Perón no se conocían como hoy en día los efectos y el impacto que se puede generar sin emitir palabra alguna. Hay quienes tienen un talento nato para esta forma de comunicación, como lo tuvo el General, pero también hay quienes tienen que trabajar en ello para volverlo a su favor, sin subestimarlo.

La comunicación no verbal está irremediablemente ligada a las costumbres y a aquello que se cultiva desde pequeño, en el seno de la familia y con cada experiencia, y es, en la mayoría de las veces, una forma de comunicación de la cual no somos conscientes. Pero también se puede trabajar, se pueden racionalizar los gestos y movimientos corporales, como así también la elección de la vestimenta a utilizar, y de esta forma lograr un acercamiento distinto al público.

Gracias a su persuasión, comunicación, discurso, mensaje y kinesia, Perón logró reunir bajo su ala a los más humildes, a las clases medias y gran parte de la burguesía argentina teniendo seguidores y amigos en todos los partidos políticos. Tal es así que una vieja anécdota cuenta que un periodista español le preguntó un día a Perón: “¿General, cómo se divide el panorama político argentino?” Éste respondió: “Mire, hay un 30% de radicales, lo que Uds. entienden por “liberales”. Un 30% de conservadores, lo que los muchachos llaman “gorilas”, y otro tanto de socialistas, comúnmente llamados “zurdos”. Entonces el periodista, sorprendido porque no había mencionado a sus seguidores, volvió a preguntar: “Pero, General… ¿A dónde están los peronistas?” Y Perón concluyó: “¡Ah, no! ¡Peronistas son todos!”

STARKELABS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*