Estrategia

UK: El desconcierto se vuelve “normal”

El Reino Unido y especialmente el Partido Conservador vive hoy una situación de desconcierto. Desconcierto que se está transformando en “lo normal luego de los resultados de las elecciones a nivel mundial en los últimos dos años desde el Brexit, referendum por la paz en Colombia, Trump, etc.

Las elecciones llevadas a cabo el día de ayer en Reino Unido, fueron unas elecciones anticipadas pensadas por la primer ministro Theresa May para afianzarse y formar un gobierno fuerte y estable para enfrentar las próximas discusiones y negociaciones sobre el Brexit. Pero le salió el tiro por la culata y ocurrió todo lo contrario.

El sistema político y electoral del Reino Unido es muy diferente al sistema Argentino. Al ser un sistema parlamentario, la estabilidad del primer ministro depende de la posibilidad de su partido de formar gobierno en la cámara baja (cámara de los comunes). La estrategia de May (pensada en el mes de Abril) de llamar a elecciones anticipadas formaba parte de esta búsqueda de confianza en el parlamento para fortalecer su mandato de cara a un desafío complejo y polémico como es el Brexit. Pero la jugada de la primer ministro no resultó y el Partido Conservador perdió la mayoría propia en la cámara de los comunes.

Para lograr mayoría propia en la cámara un partido necesita 326 escaños. El Partido Conservador obtuvo 317. Por otro lado, el Partido Laborista -su mayor oposición- pasó de tener 232 escaños a sumar 261.

Con estos resultados el Partido Conservador depende del apoyo del Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte -ganador de 10 escaños- para formar gobierno y equilibrar la balanza de poder para el lado Conservador. El PUD suele apoyar efectivamente al Partido Conservador, pero no son una coalición formal, lo que genera que no exista ninguna garantía y seguramente le hagan pagar cara la negociación.

En cuanto a las elecciones en sí, se listar tres causas principales que provocaron el revés inesperado para Theresa May y los conservadores:

  1. Theresa May llamó a elecciones anticipadas para reforzar sus políticas en torno al Brexit. Pero el Brexit fue apenas discutido en la campaña, por el contrario temas como el seguro social, el recorte a las pensiones y la seguridad frente al terrorismo ocuparon la mayor parte del debate en la campaña.
  2. El Partido Laborista liderado por Jeremy Corbyn tuvo una actuación mejor de la esperada. Aumentaron su cuota de votos un 10% y fueron efectivos convocando jóvenes votantes marcando una diferencia comprometiéndose  con políticas más de izquierda.
  3. Los últimos trágicos episodios terroristas vividos alrededor del Reino Unido fueron un factor inesperado para las elecciones. Y los Laboristas difundieron en su campaña los recortes que realizaron los Conservadores que afectaron a las fuerzas de seguridad.

Finalmente en cuanto a las consecuencias de estas elecciones podemos decir que la permanencia de May como primer ministro está descartada. La campaña de Theresa May se desarrolló como una campaña personalista y esto generó, como le ocurrió a Matteo Renzi en Italia en el 2016, que ella sea la principal responsable del decepcionante resultado de estas elecciones.

La cámara de los comunes tendrá que formar gobierno y nombrar a un Primer Ministro, que será el encargado o encargada de enfrentar el proceso de desvinculación del país de la Unión Europea, proceso sin precedentes y con muchos detractores internos y externos.